El 5 de julio de 1946 Michelle Bernardini lució el primer bikini público de la historia.#bikinicataleia  #bikinicataleiachile

El mundo del diseño del traje de baño femenino experimentó el mayor cambio en 1946. Primero fue Jacques Heim, quien lanzó un modelo de dos piezas que dejaba al descubierto el abdomen, pero que seguía cubriendo el ombligo. Lo bautizó como átomo, por ser el traje de baño más pequeño del mundo.

Poco después, Louis Rénard, un ingeniero mecánico que regentaba el negocio de lencería femenina de su madre, presentó el primer bañador –también compuesto por dos partes- que sí se atrevía a mostrar el ombligo. No fue fácil para el diseñador encontrar una mujer que quisiera servirle como modelo, pues todas temían la reacción de la opinión pública, quien lo consideraría como algo vulgar. Sin embargo, el 5 de julio de 1946, sobre el cuerpo de Michelle Bernardini, una bailarina del Casino de París, lució el primer bikini público de la historia.

ROMPIENDO BARRERAS

A pesar del entusiasmo inicial que suscitó la nueva creación, las reticencias morales fueron más fuertes y durante los años 40 su uso no consiguió popularizarse. No fue hasta principios de 1950 cuando esta pieza de baño se empezó a convertir en un imprescindible. La aparición de ciertas actrices con un bikini puesto fue crucial. Brigitte Bardot en Europa en 1953 y Ava Gardner, Rita Hayworth, Marilyn Monroe o Elisabeth Taylor, entre otras en Hollywood, fueron fotografiadas luciendo el traje de baño de dos piezas que dejaba el ombligo al descubierto.

En los años 60 el bikini ya era una prenda totalmente popular y accesible para todo tipo de mujeres, quienes, progresivamente y a lo largo de las siguiente décadas, lo integraron en su vestuario, un lugar del que desde entonces no ha desaparecido.

#bikinicataleia

#bikinicataleiachile